Latinpyme

Logística

Colaboración: una estrategia pensada para el largo plazo

 

Mayo 18, 2010

Desde hace varios años se habla en la cadena de valor de colaboración como uno de los principios esenciales para comenzar a trabajar entre socios de negocios. De esta manera, colaboración se convierte en una mejor práctica o modelo, donde los diferentes actores alinean sus objetivos, procesos y herramientas tecnológicas para incrementar el flujo de información, compartir conocimiento y obtener mayores ingresos, rentabilidad y satisfacción al cliente.

“Cuando escuchamos a los demás, cuando tenemos la capacidad de entender que hay otras personas que tienen opiniones y elementos diversos, eso generalmente genera alternativas para poder trabajar mejor en la red de valor. Esto se define en colaboración”. Rafael Flórez, director de LOGyCA.

En Logística el trabajo coordinado, donde la colaboración cobra un papel muy importante, exige disposición y voluntad. Sin embargo, se ha evidenciado que algunos procesos iniciados en este tema no avanzan rápidamente, teniendo en cuenta que algunas compañías quieren obtener resultados inmediatos y con mayor impacto en la gestión empresarial de sus organizaciones.

¿Cuáles son estos Inhibidores?

* Alineación de objetivos e intereses que tienen los planes comerciales de cada compañía

Es muy común encontrar al interior de las organizaciones que las diferentes áreas: comercial, mercadeo, logística, financiera, etc, no están alineadas hacia un proceso de colaboración, lo que impacta directamente en la cadena de valor. Si la empresa logra diseñar una estrategia especifica de cadena de valor, con un componente colaborativo, es mucho más fácil que los procesos de colaboración funcionen con socios de negocios.

Sin embargo la realidad es otra. Al tener las diferentes áreas objetivos e intereses diferentes, los logísticos y los comerciales le llegan al cliente de maneras totalmente distintas, impactando significativamente los resultados de colaboración en la red de valor.

* Cultura de colaboración a nivel interno en las compañías y externo con socios de negocio

Otro inhibidor de la colaboración en la red de valor tiene que ver con un componente cultural. Las organizaciones y su gente a nivel interno no están preparadas para colaborar. Hay una posición negativa para compartir información, mostrar procesos y evidenciar oportunidades reales con socios de negocio, obstaculizando el avance en los procesos de colaboración.

* Desarrollo de equipos multifuncionales

Al tener una estrategia en cadena de valor, la empresa se puede organizar en equipos que piensen realmente en temas de colaboración. De esta manera, al sentarse en la mesa con socios de negocio no se debe pensar solamente en reunir a los pares (logístico con el logístico, comercial con comercial), sino armar equipos multifuncionales con personas de las diferentes áreas. Ejemplo, por parte del cliente que estén los compradores, personas del área de sistemas, logística, mercadeo, comercial, servicio al cliente, y por el lado de los proveedores deben estar sus pares para que cuando se hable de colaboración haya entendimiento de unos con otros.

Un aspecto importante es comenzar a integrar en estas reuniones a la parte financiera, ya que el ciclo de la cadena de valor no termina cuando se entrega el producto o se coloca en la estantería y se vende, sino que se cierra directamente en el proceso financiero, con el recaudo y la facturación.

* No esperar resultados tan inmediatos, debe ser un trabajo a largo plazo con continuidad y seguimiento.

Cuando se implementa una estrategia de colaboración se debe pensar en resultados a largo plazo. Las iniciativas de estos procesos deben trascender en el tiempo, tener continuidad y seguimiento por parte de los actores.

* Garantizar confianza y comunicación

Actualmente las empresas viven una cultura donde se tiene el paradigma de que compartir información es un tema competitivo, que quita espacio en el mercado. Cuando se habla de estrategia de cadena de valor las principales variables se basan en confianza y comunicación, para lograr un proceso en donde todos los actores se benefician.

* Alineación a procesos y desarrollo de tecnología

Así como es importante tener objetivos e intereses comunes dentro de las diferentes áreas de la compañía, también se deben alienar procesos en conjunto con los socios de negocio, donde la inversión tecnológica juega un papel principal.

Muchas veces se piensa que para poder avanzar colaborativamente es necesario hacer inversiones en infraestructura y crear escenarios tecnológicos demasiado granes y complejos. Sin embargo, el primer paso para hablar de colaboración es comenzar a trabajar en la homologación de indicadores y procesos, para de esta manera iniciar pequeños desarrollos tecnológicos que a futuro le permitirá a las partes obtener los resultados esperados y seguir con la continuidad de las estrategias a largo plazo.

Fuente: Logyca

Compartir

Comentar esta nota...

Su dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos marcados con * son obligatorios.

Acepto la Política de Privacidad de Latinpyme


Articulos Relacionados