Latinpyme

Recursos Humanos

Autorrealización del empleado

 

Noviembre 28, 2016
Autorrealización del empleado

La autorrealización del empleado es el ideal de la gestión del talento en una compañía. Las acciones de motivación y retención de los colaboradores apuntan a conseguir trabajadores felices y comprometidos con la organización que realicen sus tareas en armonía. Es lo que llamamos “El Dorado”, ese oasis repleto de riquezas que nos espera al final de un largo camino.

La autorrealización es aquél estado en el que los empleados tienen tal grado de satisfacción que están felices con su trabajo, lo realizan con un alto grado de compromiso y sin conflictos con sus compañeros.

La frontera entre casa y trabajo se vuelve borrosa. La ejecución de las tareas es más importante que el cumplimento del horario. Los problemas se resuelven de manera natural, sin la necesidad de la intervención de un supervisor. Las tareas de supervisión se vuelven mínimas. En otras palabras, la organización funciona a su máximo nivel, con trabajadores flexibles y felices y comprometidos que hacen suyos los objetivos de la compañía.

Decimos, por eso, que esta fase es “El Dorado” al que toda organización flexible e innovadora aspira. Es el estadío superior de la Pirámide de Maslow empresarial. El famoso psicólogo estructuró su pirámide de necesidades humanas desde las más elementales en la base (fisiológicas) hasta la que involucran felicidad (amor, estima y autorrealización). En la gestión y retención del talento podemos trazar un paralelismo: buscamos lograr organizaciones innovadoras con empleados felices, comprometidos y dispuestos a ampliar su jornada laboral de ser necesario.

Los expertos coinciden en que hay un fuerte componente emocional en la gestión del talento con miras a la autorrealización del empleado. Una empresa buscará retener a aquellos trabajadores talentosos, que son los que, presumiblemente, tendrán oportunidades de cambiar de empleo. Por eso, en la fidelización del empleado es importante hacer partícipe al colaborador, hacerlo sentir protagonista del rumbo de la compañía.

Es clave, entonces, que el líder construya discursivamente un camino común. El horizonte de trabajo debe ser tan potente que retenga al empleado talentoso. La compensación por la tarea desempeñada no es sólo económica, sino que tiene que ver con un proyecto de vida que involucra a la compañía: el protagonista debe sentir que no podrá ser tan feliz en otro sitio como aquí, con nosotros.

La autorrealización del empleado es beneficiosa para la compañía desde distintas aristas. Por empezar, es mucho más fácil retener a un trabajador talentoso si es feliz desempeñando sus tareas en la organización. Los empleados talentosos tendrán más oportunidades laborales fuera de la compañía, pero si ese talento es valorado y gratificado será más difícil para el competidor llevárselo.

El talento, a su vez, se retroalimenta. Un trabajador feliz está más comprometido y alineado con los objetivos de la compañía y, por lo tanto, crece profesionalmente. El empleado activo se volverá proactivo y propondrá alternativas para mejorar y cumplir los objetivos. Una organización innovadora y flexible aprovechará estos progresos y los recompensará; el engranaje a este nivel está tan aceitado que parecería avanzar siempre y sin detenerse.

Llegar a El Dorado no es fácil. Hasta podría decirse que parece imposible. El Dorado es, sobre todo, una meta, un anhelo que toda organización innovadora debe tener en el horizonte para estar atenta a la detección y retención del talento. Empleados felices y comprometidos. Ahí está la clave del éxito.

*Por Alberto Quintana Noda, Director General Meta4 Colombia

 

Manténgase informado, síganos en nuestras redes. Publicamos a diario

facebook     twitter LATINPYME     linkedin-latinpyme 

Compartir

Comentar esta nota...

Su dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos marcados con * son obligatorios.

Acepto la Política de Privacidad de Latinpyme


Articulos Relacionados