Latinpyme

Finanzas

Cuando llega la hora de pensar en la reestructuración financiera

 

Julio 18, 2014

Actualmente es común encontrar casos de empresas que necesitan un plan de reestructuración financiera que les ayude a afrontar un escenario de menor generación de recursos, y por consiguiente una mayor dificultad para afrontar compromisos de pago.

Sin embargo, las Pyme entre más pequeñas, suelen tener problemas para culminar estas reestructuraciones con éxito. La dificultad principal es que, dado el tamaño de la compañía, muchas de estas no suelen contar con una dirección financiera especializada, ni están en capacidad de pagar asesorías para lograr la adecuada reestructuración. Resulta bastante frecuente, por ejemplo, que dicha dirección financiera sea asumida por uno de los accionistas de la compañía, aunque no tenga la formación necesaria para hacerlo.

También es errado pensar que quien tiene conocimiento financiero está en capacidad de liderar un proceso de reestructuración, pues se trata de procedimientos que se salen del funcionamiento normal de las finanzas de la compañía.

Cuando se cuenta con este panorama, es frecuente que los planes de reestructuración se frustren. Por ejemplo, por no saber presentar a las entidades financieras un plan bien elaborado, que esté en el lenguaje adecuado y que cumpla con lo que estas entidades requieren, se corre el riesgo de no llegar a un acuerdo para obtener una refinanciación o un mayor plazo.

En ocasiones, y sobre todo en reestructuraciones de baja cuantía, las propias entidades financieras pueden aportar valor a estos planes. Asesorarse con estas entidades puede ayudar rehaciendo plazos o estableciendo periodos de gracias que beneficien los intereses de las compañías.

Lo idea, en todos los casos, y sobre todo en aquellos de mayor dimensión, es contar con los servicios de expertos consultores para que elabore los planes de reestructuración financiera. Si bien estos servicios representan un costo adicional, el empresario debe considerarlo como una inversión a largo plazo, que permitirá a su empresa redireccionar su actividad financiera.

¿Cuándo un Pyme necesita un proceso de reestructuración financiera?

Un empresario identifica que su compañía necesita entrar en un proceso de reestructuración financiera cuando hay síntomas inminentes de una insolvencia financiera que se traduce en el incumplimiento generalizado de los compromisos tales como: obligaciones tributarias, cuotas de la seguridad social, pago de salarios e indemnizaciones y demás retribuciones derivadas de las relaciones de trabajo, obligaciones con proveedores comerciales y acreedores bancarios.

Con esos síntomas, la Pyme debe realizar un análisis económico, financiero y estratégico para determinar las causas del incumplimiento regular de sus obligaciones. Basándose en las conclusiones obtenidas, es necesario coordinar los objetivos que se establecerán en la reestructuración operativa, y las acciones a realizar en el corto, medio y largo plazo en el proceso de reestructuración financiera.

 

Compartir

Comentar esta nota...

Su dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos marcados con * son obligatorios.

Acepto la Política de Privacidad de Latinpyme


Articulos Relacionados