Latinpyme

Gestión

Que las Mipyme del agro no se rajen en crédito!

 

Julio 09, 2014

Los pequeños y medianos productores del campo son grandes protagonistas de la seguridad alimentaria. Y por ello, según el gobierno, necesitan el apoyo en toda la cadena: producción, almacenamiento, distribución y comercialización. Gracias a centenares de Mipyme del campo en Colombia hay autoabastecimiento y se generan excedentes para exportar.

Así lo revelaron el ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Rubén Darío Lizarralde y el Presidente del Fondo para el Financiamiento del Sector Agropecuario (FINAGRO), Luis Eduardo Gómez.

De acuerdo con un informe presentado por los funcionarios, desde septiembre del año pasado la Comisión Nacional de Crédito Agropecuario (CNCA), teniendo en cuenta estudios técnicos de diversas entidades, ha diseñado una política de financiamiento moderna para el sector rural, con base en la cual se han realizado cambios en la normatividad del sistema.

Según informó el Ministro de Agricultura, esta nueva visión de modernidad en la política de financiamiento se direccionó hacia tres ejes fundamentales: incrementar el acceso al crédito, otorgar financiamiento oportuno (de acuerdo con los tiempos de siembra y requerimientos de inversión del productor) y que la amortización se efectúe en plazos coherentes con el desarrollo de los proyectos productivos.

En tal sentido, el Min agricultura conjuntamente con FINAGRO y el Banco Agrario impulsaron la aprobación e implementación de dos leyes dirigidas a fortalecer el sistema de financiamiento del sector rural.

En primer lugar la Ley 1694 de 2013, que amplió el recaudo del gravamen a los movimientos financieros, dio prórroga para el pago de los deudores del Programa Nacional de Reactivación Agropecuaria (PRAN) y del Fondo Nacional de Solidaridad (FONSA) hasta diciembre de 2014, y suspendió los cobros judiciales de estas obligaciones, entre otras.

En segundo término, la Ley de Reactivación del Sector Agropecuario (134 Cámara -140 Senado) aprobada el 18 de junio de 2014, que se encuentra para sanción presidencial, con la cual se fortalece el esquema de financiamiento para la reactivación del sector y se fortalece a CORPOICA, facilitando los mecanismos para la utilización de los recursos destinados a innovación, ciencia y tecnología.

Microcrédito y factoring

Como mecanismo novedoso, se implementa una línea de microcrédito dirigida a personas naturales o jurídicas catalogadas por las normas como pequeños productores o microempresarios rurales, incluyendo la población en pobreza extrema. Con esta, se podrá intervenir una falla de mercado, atendiendo a los productores que dado su nivel económico no pueden acceder a créditos en condiciones FINAGRO.

En cuanto al factoring se brinda liquidez inmediata a aquellos productores que, habiendo vendido y entregado su producción, todavía no han recibido el dinero producto de su venta. También podrá ser utilizado en la comercialización de productos agropecuarios (fertilizantes, semillas, etc.), fomentando la formalización.

Solvencia de FINAGRO

Así mismo, el presidente de FINAGRO explicó que para mantener la solvencia de la entidad en niveles saludables y asegurar el financiamiento a través del redescuento de los proyectos productivos rurales, se promovió una medida que modificó la regla de limitación de acceso al redescuento.

Además, se ha venido trabajando con la Junta del Banco de la República, el Ministerio de Hacienda y el Ministerio de Agricultura, entre otros, en una capitalización por $800 mil millones.

Con ello, se busca incrementar la relación de solvencia de FINAGRO que se encuentra cercana al 9%, nivel mínimo según disposiciones del Decreto 2555 de 2010 del Ministerio de Hacienda y Crédito Público. Dicha capitalización permitirá la continuidad del crecimiento por parte del crédito de redescuento, herramienta fundamental para el desarrollo económico del país.

Para realizar el proceso de capitalización, FINAGRO incrementó el capital autorizado de $275 mil millones a $450 mil millones.

Crédito flexible

Se establecieron medidas para asegurar el adecuado financiamiento de los proyectos agropecuarios y flexibilizar las condiciones para el otorgamiento del crédito, de tal manera que fueran acordes a las necesidades de los productores agropecuarios. Se destaca el fomento a la asociatividad a través del programa especial de créditos asociativos con encadenamiento.

En aras de mitigar los riesgos que dificultan el pago de los créditos, la CNCA presentó medidas tendientes a la flexibilización de las condiciones de pago, entre las cuales se destacan el mantenimiento del monto de subsidio a las Líneas Especiales de Crédito- LEC, la apertura de líneas de normalización para créditos no registrados ante FINAGRO y los salvavidas del FONSA.

Se subraya que FINAGRO habilitó una Línea de Crédito para pago de pasivos correspondiente a la compra de agro insumos, con la cual se financia el pago de fertilizantes y plaguicidas, entre otros. Los beneficiarios son los pequeños y medianos productores agropecuarios de las cadenas establecidas por el FONSA.

Igualmente, se creó una Línea de Crédito para promover el financiamiento de la Agricultura Familiar para facilitar el financiamiento de los costos de producción y sostenimiento de la unidad campesina productiva y estimular el acceso a fuentes de financiación formales.

Nuevo modelo para el FAG

Se aprobó un nuevo modelo de gestión del Fondo Agropecuario de Garantías - FAG. Las reformas fomentan el acceso al financiamiento formal para los pobladores rurales. Se destaca el acceso al FAG a través de más intermediarios financieros, nuevas modalidades de operaciones financieras con garantías y la modernización en el modelo de gestión.

Las acciones se orientan a ver este instrumento como un mecanismo promisorio que permitirá apoyar a los productores agropecuarios cuando se presenten dificultades de orden climático. Se promovió la aprobación de diversas medidas que generaron cambios en la política de seguros agropecuarios en Colombia.

Se resalta un nuevo esquema de incentivos, con un subsidio base del 60% sobre el valor de la prima para todas las pólizas de seguro agropecuario. Los subsidios pueden ser hasta 80% en el caso de pequeños productores cuanto participan en cultivos de vocación exportadora.

 

Compartir

Comentar esta nota...

Su dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos marcados con * son obligatorios.

Acepto la Política de Privacidad de Latinpyme


Articulos Relacionados