Latinpyme

Marketing

El mercadeo empieza por casa

 

Abril 25, 2014

Si hablamos de productividad, eficiencia y competitividad –temas tan mencionados en el mundo contemporáneo de los negocios-, deberíamos pensar en organizarnos nosotros mismos y acudir a una agenda para el manejo del tiempo. Cuando se incumple, se cancelan compromisos a última hora y se aplazan permanentemente reuniones, estamos vendiendo mal no solo nuestra imagen de ejecutivo, sino también el producto y la marca de la organización.

De modo que el marketing empieza por casa. La organización es vital para proyectarnos y ningún líder ni gerente debería ser mezquino con este atributo del mundo empresarial.

“Dentro de nuestro repaso hacia la consecución de la productividad personal comenzamos diciendo que menos es más, que necesitábamos simplificar para ser capaces de ser productivos”, señala Carlos Roberto, editor de Tecnología Pyme, en el cual se señala que “simplificar empieza por ocuparnos por una sola tarea, pero también por mantener nuestra cabeza en esta única tarea”.

Por lo tanto –agrega-, para que nada se nos pase por alto lo mejor es apuntar las tareas que tenemos pendientes. Por eso las listas de tareas son el primer paso hacia la productividad personal y el reflejo ante el público interno y externo de la seriedad de la corporación.

La tecnología sí ayuda

Para elegir la mejor aplicación de tareas para nosotros depende mucho de nuestra forma de trabajar, de la forma en la que nos llegan las nuevas tareas y obligaciones o de las que son cíclicas y se repiten cada día, señala el estudio, advierte Carlos Roberto.

“En realidad no necesitamos tecnología para esta cuestión. En muchos casos bastará con una simple libreta donde apuntamos lo que tenemos pendiente y tachamos lo que hemos acabado, dice.

Sin embargo –advierte-, que esto tiene el inconveniente de que debemos rehacer la lista cada día, algo que puede ser pesado si tenemos tareas recurrentes o nos quedan tareas de un día para otro, por lo que tenemos que volver a realizar una nueva lista. Por eso pueden ser de ayuda distintas aplicaciones de listas de tareas para organizarnos mejor y finalizar el día con el mayor número posible de tareas completadas.

Un ordenador simple y sencillo, una aplicación en el Smartphone, puede ser la solución, lo cual ni siquiera necesita una curva de aprendizaje. Veamos lo que dicen los expertos:

-Se puede empezar por ToDoist, una aplicación de listas de tareas gratuita, con extensiones para instalar en el navegador que nos permitirán capturar tareas de las páginas web, de correos electrónicos o añadirlas nosotros mismos. También aplicaciones para móviles o una interfaz web, pero también aplicaciones para instalar en el escritorio para trabajar sin conexión a Internet, en un momento dado, aunque para sincronizar necesitaremos conexión. ToDoist además tiene planes premium que añaden funcionalidades extra. Es perfecta por su sencillez para empezar.

-Otra de las favoritas es Wunderlist, fundamentalmente para usar vía web y desde el smartphone, aunque también tiene versiones para el escritorio, es una de las más completas, sobre todo si tenemos tareas recurrentes. Wunderlist destaca por un diseño muy cuidado para reorganizar las tareas de forma rápida, añadir subtareas, añadir recordatorios o crear tareas desde el correo, facilidad para compartir tareas.

-AnyDo es la aplicación que yo recomendaría si trabajamos desde el smartphone fundamentalmente. Por su diseño muy atractivo, la facilidad para crear tareas y gestionarlas de forma sencilla puede convertirse en el mejor aliado de nuestra productividad si trabajamos en movilidad. AnyDo sería la aplicación ideal para quienes utilizan smartphone, pero no necesariamente un ordenador, ya que no tiene acceso web para ver las tareas y sólo tiene una extensión para hacerlo a través de Google Chrome.

-Correo electrónico y las listas de tareas es la opción más interesante para aquellos que reciben el trabajo a través de esta vía. De esta forma un correo se transforma en una tarea, podemos tener carpetas de correos pendientes que son nuestra lista de tareas o complementos para Outlook, para Gmail o para cualquier otro gestor que nos permita tener de un vistazo el trabajo que tenemos pendiente. Algunas de las anteriores se pueden integrar con el correo electrónico.

-Otra de las opciones es utilizar el calendario como lista de tareas, ya sea de forma individual o por medio de una aplicación que nos transforme las citas que vamos introduciendo en tareas pendientes. Por ejemplo, de las citadas anteriormente Any.Do tiene una buena sincronización con las tareas del calendario, pero también ToDoist en su versión Premium, por ejemplo.

-Por último vamos a añadir, aunque hablaremos el próximo día más a fondo sobre el tema de las libretas de notas digitales, que nos permitirán crear notas o listas de tareas de forma muy rápida. Quizás sea una buena opción para llevarnos algo más que las tareas y sería la adecuada si queremos empezar con las listas de tareas pero además tenemos vamos a necesitar un lugar donde recopilar información.

Con todo tenemos una gran variedad de herramientas que serán adecuadas para un amplio espectro profesional, desde los más tecnológicos, pasando por aquellos que no utilizan smartphones u ordenadores, con el objetivo de tener claro qué tenemos pendiente y no ocupar nuestra mente en recordarlo. De esta forma será más sencillo que nos centremos en acabar con el trabajo.

Compartir

Comentar esta nota...

Su dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos marcados con * son obligatorios.

Acepto la Política de Privacidad de Latinpyme


Articulos Relacionados