Latinpyme

Recursos Humanos

¿Y cómo le va con los idiomas?

 

Febrero 06, 2014

Hablar inglés, el idioma de los negocios internacionales –grandes, pequeños y medianos- o por lo menos una segunda lengua, ya no es una alternativa sino una competencia laboral insustituible que hace la diferencia entre crecer profesionalmente o estancarse en un cargo o, inclusive, quedarse por fuera del mercado laboral.

“El bilingüismo hace la diferencia y ya no es posible concebir un directivo que no hable una segunda lengua porque las empresas se han globalizado y necesitan actuar en entornos internacionales”, afirma Beatriz Vallejo, presidente de Api-Ema Partners, una firma especializada en selección y evaluación de ejecutivos.

Según la experta, pensar en ingresar a una multinacional a un cargo de mando, así sea en niveles intermedios es un imposible cuando no se domina el inglés, pues este es uno de los requisitos que figuran en el orden de prioridades de las compañías.

Para ascender, ser trasladado a sucursales en el exterior –tan común entre el mundo actual de los negocios-, participar en planes de carrera y hacer parte de equipos de alta dirección es indispensable el dominio de una segunda lengua, precisa Vallejo.

La diferencia salarial entre un bilingüe y un trabajador o empleado que no lo es puede ser del 30 por ciento, como mínimo, tratándose de empresas medianas en el estándar colombiano.

Según la presidente de Api-Ema Partners, aunque en Colombia se ha avanzado mucho en el tema del bilingüismo, sobre todo a partir de la apertura económica que se inició en 1990, todavía existen dificultades para conseguir talentos integrales con la competencia de los idiomas.

Si bien las áreas de mercadeo, finanzas y administración presentan la mayor oferta de capital humano bilingüe, hay otras como ingenierías y contaduría, donde se registra escasez y, que según los cazatalentos, es necesario reforzar el aprendizaje de una segunda lengua.

Por fortuna, dice Vallejo, existen una serie de universidades como los Andes, el Inalde de la Universidad de la Sabana, el Icesi y otras, en dónde uno de los requisitos para avanzar en la carrera es el dominio del inglés.

Aún no es suficiente

Para algunos empresarios y dirigentes gremiales, uno de los problemas que afronta el sector productivo es que no existe una conexión entre educación y formación para el trabajo.

“Cuando uno sale a buscar un recién egresado, con unas competencias específicas, difícilmente lo encuentra”, afirma el expresidente de la Asociación Nacional de Empresarios (Andi), Luis Carlos Villegas, quien precisa que una de las falencias es, precisamente, la falta de dominio de idiomas.

Según la Andi, que para que el país sea competitivo, necesariamente tiene que avanzar en esta dimensión, pues de lo contrario va a ser muy difícil lograr los estándares deseados, sobre todo en un mundo en el que las fronteras físicas para los negocios están desapareciendo.

“Y es que ya no deberíamos hablar del bilingüismo sino del multilingüismo, que es la corriente que se está observando en los países del Este de Europa”, señala un estudio de la Andi, tras advertir que el talento humano sin el manejo de idiomas es un palo en la rueda para la productividad y competitividad del país.

Aunque el multilingüismo tiene muchas facetas, en el largo plazo se impondrán lenguas como el mandarín y el hindú, toda vez que China se proyecta como una potencia económica mundial, lo mismo que la India, cuyo énfasis está en los desarrollos tecnológicos.

“Cuando hablamos de pertinencia en la educación hay que pensar en todo esto”, afirma el presidente del gremio de los grandes empresarios, quien conjuntamente con el Ministerio de Educación y las secretarias de educación departamentales tienen alianzas para adelantar el proyecto conocido como formación para el trabajo.

Estrategia para la competitividad

El bilingüismo, afirma la exministra de Educación, Cecilia María Vélez y actual rectora de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, es un imperativo y surge de la necesidad de fortalecer la posición estratégica de Colombia frente al mundo, determinada por los tratados de libre comercio, la globalización de las industrias culturales y el desarrollo de la sociedad del conocimiento.

“El Gobierno tiene el compromiso fundamental de crear condiciones para desarrollar en los colombianos competencias comunicativas en una segunda lengua, y ese es el desafío de todo el país”, afirmó recientemente la funcionaria.

De hecho, ya se formuló el Programa Nacional de Bilingüismo, que tiene como reto que los estudiantes desarrollen la competencia en inglés, en la educación formal (Básica, Media y Superior) y en la no formal, estableciendo estándares internacionales para cada uno de los niveles.

La tarea es enorme –afirma la exministra- y el programa formulado desde el sector educativo es un paso. Buscamos vincular diversos sectores, como los de comunicaciones, cultura y comercio, para que entre todos logremos que, en un plazo razonable, Colombia se vuelva bilingüe.

Lo cierto, coinciden expertos, empresarios y líderes de todos los ámbitos, es que el bilingüismo ya no es una herramienta; es una competencia, sin la cual difícilmente se podrían conjugar los factores de éxito en el cada vez más complejo mundo laboral.

Compartir

Comentar esta nota...

Su dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos marcados con * son obligatorios.

Acepto la Política de Privacidad de Latinpyme


Articulos Relacionados