Latinpyme

Emprendedores

La Evolución del Emprendimiento (Parte 1)

 

Febrero 14, 2011

Una de las herramientas más utilizadas en los países emergentes, cuyas economías han alcanzado un alto grado de desarrollo (Chile, entre otros) ha sido el vigoroso impulso dado por el gobierno y el sector privado a la creación de nuevas empresas y/o de nuevas unidades de negocio a través del EMPRENDIMIENTO o ESPIRITU EMPRESARIAL. Por este motivo,  LATINPYME ha considerado necesario socializar este concepto a través de artículos, webinares y cursos con el fin de impulsar esta actividad. A continuación el primero de esos escritos, traducido de Entrepreneurship: Theory, Process, Practice, de Donald F. Kuratko.

La palabra emprendedor es derivada del francés entreprendre y del inglés entrepreneur, significando con ello emprender. El emprendedor es quien se compromete a organizar, gerenciar y a asumir los riesgos de un negocio. En años recientes, los emprendedores han venido realizando muchas actividades que ahora han hecho necesario ampliar esta definición. Hoy, un emprendedor es un innovador o desarrollador que reconoce y aprovecha las oportunidades, convierte esas oportunidades en ideas prácticas y comercializables, les añade valor a través de tiempo, esfuerzo, dinero y/o habilidades, asumiendo los riesgos de un mercado competido, implementa esas ideas y recibe la recompensa de esos esfuerzos.

El emprendedor es el catalizador agresivo para provocar el cambio en el mundo de los negocios. Él o ella es un pensador independiente que se atreve a ser diferente en medio de un panorama de eventos comunes. La literatura de investigación sobre la actividad emprendedora revela algunas similitudes, así como muchas diferencias en las características de un emprendedor.  Las principales entre esas características son la iniciativa personal, la habilidad para consolidar recursos, habilidades gerenciales, deseo de ser autónomo y le gusta asumir riesgos. Otras características son: agresividad, competitividad, conducta orientada hacia metas, confianza, conducta oportunista, iniciativa, acciones basadas en la realidad, habilidad para aprender de los errores, y la habilidad para emplear las habilidades en las relaciones humanas.

Aunque no existe una única definición para el emprendedor y ningún perfil puede representar al emprendedor de hoy, las investigaciones hechas están empezando a proveer un creciente acuerdo sobre el tema. Una breve revisión de la historia del emprendimiento nos ilustra al respecto.

El progreso de la humanidad desde las cavernas ha sido explicado de numerosas maneras. Pero virtualmente todas esas teorías se han centrado en el rol del "agente del cambio", como la fuerza que inicia e implementa el progreso material. Hoy reconocemos que el agente del cambio en la historia de la humanidad ha sido y continuará haciéndolo, el emprendedor.

El reconocimiento del emprendedor data del siglo diez y ocho en Francia, cuando el economista Richard Cantillon asoció el asumir el riesgo en economía con el emprendedor. La  Revolución Industrial fue evolucionando en Inglaterra durante el mismo período, con el emprendedor jugando un rol visible en la toma de riesgos y la transformación de los recursos.

Continuará en el próximo boletín

Compartir

Comentar esta nota...

Su dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos marcados con * son obligatorios.

Acepto la Política de Privacidad de Latinpyme


Articulos Relacionados